SEXO TRANSEX. ¿Sigue siendo tabú para los heteros?

hipocresía en el sexo

Rechazo a la anatomía asignada por la naturaleza mientras el individuo se siente del género contrario. Ésta podría ser una definición de personas que en gran proporción querrían ver reasignado su sexo al género del que se sienten pero no se ha realizado por las razones que sean.

Y por supuesto la sexualidad se activa igualmente aunque puedan producirse algunos episodios chocantes para la otra persona y el propio individuo con esta incidencia.

Pero siendo claros y directos en el tema que nos ocupa, alguien que no se ha operado el sexo pero el resto de su cuerpo explicita pertenecer a hombre o mujer, puede esperar desencuentros con la otra persona que no tiene por qué saberlo. Ejemplo: un hombre que liga con una mujer y en la intimidad descubre que es un hombre.

¿podemos calcular unas cuantas reacciones en el caso de un hombre que comprueba que su conquista sexual tiene los mismos atributos que él? Y probablemente sí tenga pechos, algo que suele ser habitual dado que la reasignación de sexo lleva un tiempo y en ocasiones unos enormes gastos económicos.

1.-Salir corriendo

2.-Salir corriendo despacio mientras se lo piensa

3.-Quedarse y continuar las maniobras por el morbo de descubrir algo nuevo pero sin tener muy claro hasta dónde llegar y cómo salir airoso. Sin “perder los papeles” o ser grosero, descortés o ambas cosas.

4.-Reaccionar con más lujuria de la que sospecharía nunca haber expresado y decirse a sí mismo “alguna vez me tenía que llegar el día, gracias a god”

5.-Comprobar cómo el sexo a veces va más allá de los géneros asignados por la naturaleza y que la penetración anal, mientras existen unos pechos en un torso al tiempo que los genitales son masculinos, se reviste de una lujuria extra.

6.-Andar recordando la experiencia hasta desear seguir repitiendo más o menos veladamente o mediante pago.

Se puede deducir que son más los puntos a favor que en contra pero eso jamás se reconocerá. Incluso puede que a sí mismo menos que a nadie.

De hecho, un hombre más que una mujer tiene menos reparo en compartir ciertas “tareas sexuales” con otros hombres a la hora de los denominados bukkakes (masturbación en masa masculina con la colaboración de una mujer) o siente menos reparos que una mujer a una felación por un miembro de su mismo sexo sin ser por ello gay. O reconocerlo.

¿Hipocresía en el sexo? Háganse esta preguntita.

Escrito por vibrafaccion