Los consoladores ¿Cosa de hombres o mujeres?

consoladores para hombres o mujeres, sexualidad

Hace unos pocos años, decir consolador estaba directamente relacionado con una mujer y en un juguete erótico con forma realística de falo o forma de plátano.

No vamos a negar que hay objetos naturales que nos recuerdan a un consolador y viceversa. Por eso los anuncios de bocas que muerden plátanos o lamen helados nos están haciendo un guiño al sexo y nos plantan en la mente la idea del sexo oral más concretamente. De nuevo el mundo gastronómico y el erótico van unidos en algunos contextos y es que son dos placeres instintivos y básicos, de esos que no hace falta esforzarse mucho para saborear el paladar que todos tenemos.

Tampoco negaremos el origen del consolador como complemento erótico en todas las civilizaciones antiguas que conocemos, y que fueron de uso femenino. Pero ¿podríamos confirmar que los hombres lo usaban también para su propio uso anal?

Aunque no hay documentos ni escritos ni gráficos explícitos de que esto era así, ya sabemos que un consolador clásico no es de uso exclusivo femenino. El placer recorre caminos al margen de géneros y hasta de la propia morfología humana. Sabemos pues que la zona perineal masculina conecta con la escrotal y es fuente de placer. Y que ésta puede estimularse directamente masajeando la zona o bien introduciendo uno o dos dedos por el recto, proporcionando placer directo y orgasmos.

Con ello se demuestra la aparición de estimuladores masculinos en el mercado y de los consoladores anales. Osea, que sí, los consoladores son cosa también de hombres.

Y una vez màs sin que haya que ser gay. Que el mundo gay reconozca las prácticas anales como fundamento de su sexualidad no quiere decir que sentir placer anal sea de homosexuales.

¿Es por ello que hay hombres que se declaran bisexuales al detectar su inclinación a tener sexo anal con otro hombre, aunque sea esporádicamente? ¿O sexo esporádico con una mujer? Estaríamos pues ante el caso más demostrativo de la bisexualidad.

Y como en ello estamos todos de acuerdo, los consoladores realísticos o de diseños más depurados o tecnológicos, son aptos para todo adulto que se proponga usarlos sin discriminación de género.

Dicho esto, hay consoladores de miembros blancos, negros o king size, para los más atrevidos y atrevidas que aprecian un juguete sexual clásico y no por ello menos excitante. Y aquellos para uso exclusivamente anal se denominan plugs anales.

Escrito por vibrafaccion